Noticias

26.03.2020

CONVERSACIONES| Pablo Cuervo. Rodando en Etiopía con Cantero de Letur.

En Prosonarte hemos querido abrir esta sección en esta época tan convulsa, tan complicada y tan devastadora como la que estamos viviendo. Este maldito coronavirus va a sacar lo mejor y lo peor de la humanidad.

Pero nosotros vamos a hablar de lo mejor, una de las mejores cosas que tiene el ser humano, la solidaridad. De eso sabe mucho la empresa Cantero de Letur.

Hace un par de meses, un equipo de esta productora viajó hasta Etiopía con el director de Cantero de Letur, Pablo Cuervo con motivo de conocer la situación en la ciudad de Meki, tras haber financiado una parte de una ayuda destinada a 75 mujeres. El equipo de rodaje estuvo formado por Pablo López, Alba Martinez, Javier Martos e Ismael Olivares. Una experiencia dura y fascinante a partes iguales.

Aquí tenéis nuestra conversación con él y algunas imágenes. Muy pronto, el documental.

1. ¿Cómo nació la idea de viajar a rodar un documental a Etiopía?

Cantero de Letur lleva casi 20 años colaborando con proyectos de cooperación, pero hasta ahora, nunca los habíamos ido a visitar. Quisimos hacerlo para tratar de dar visibilidad de primera mano a esta otra cara del mundo. Y qué mejor manera que a través de un proyecto con el que colaboramos directamente. Y concretamente el viaje, surgió de una reunión de Ismael con León, que me embarcaron en esta aventura.

2. ¿Por qué el Cantero dona parte de su facturación a proyectos en países en desarrollo?

Siempre hemos pensado que es necesario que occidente devuelva parte de lo que ha arrebatado históricamente a los países del sur. Aportamos el 10% del beneficio obtenido.

 

3. ¿Cómo fue la llegada a Etiopía? ¿Sorprendido? ¿Cómo es el choque entre lo que vemos en los medios y lo que viste cuando pisaste tierra?

La verdad es que al llevar tanto tiempo cooperando con este tipo de proyectos, tenía una idea bastante aproximada de lo que me iba a encontrar allí.

La vida en las zonas más rurales, sí que no me la esperaba tan dura, la verdad.

Otra sorpresa, que fue más una anécdota, es que la conducción es suicida, jeje.

También sorprende mucho el bullicio que hay en las calles, tan diferente a aquí.

 

4. Cuando viste los avances que habían hecho con la ayuda aportada por el Cantero, ¿qué sentiste? ¿Es necesario algo más? ¿Qué necesitan realmente?

Lo que pude comprobar in situ es que las ayudas económicas son necesarias, pero no suficientes. Sin que haya gente formada que dona su tiempo para poner en marcha los proyectos a los que se destinan esas ayudas, no tenemos nada. Pero aún más importante es que esos proyectos sean sostenibles, es decir, que luego haya gente local que, cuando acaba el proyecto, sigan haciéndolo funcionar y lo sostengan. Hemos visto algunas inversiones realizadas que ni siquiera han llegado a funcionar o funcionaron muy poco tiempo por esa causa.

También te das cuenta que lo que haces, por muy bien que lo hagas, es una gota en un océano…

5. ¿Qué tal fue tu experiencia de rodaje?

Muy bien. He aprendido muchas cosas de un sector totalmente desconocido para mí. Al final acabas acostumbrándote a tener una cámara siguiéndote todo el día. Y con el equipo, vas a trabajar y a vivir una experiencia única y acabas volviendo con amigos.

6. Cómo debate interno, ¿te llegaste a plantear si es necesario que Occidente se involucre? ¿Hasta qué punto?

Te llegas a plantear “¿Y qué tal si los dejamos en paz? ¿Y qué tal si nunca hubiéramos intervenido en su sociedad? ¿No estarían ahora mejor?”

Lo que ocurre es que cuando llevas unos días, te das cuenta que, por desgracia, ya tienen acceso a todas las “falsas necesidades” que ha proporcionado la sociedad occidental y, al tenerlas ya creadas, las añoran y muchos de ellos querrían vivir así.

Y luego están las línea rojas que van más allá de pensar si nos deberíamos haber metido en su sociedad o en pensar si les debemos ayudar a “mejorar” sus costumbres. Esas líneas rojas, para mí son el trato vejatorio a las mujeres y la sanidad. Porque por mucho que queramos entender costumbres distintas, es inaceptable que en algunas sociedades, a las mujeres se las trate como animales, o que mueran los niños o personas vulnerables por no tener una asistencia médica básica.

7. ¿Quién es Maria José y cuál es su labor en Meki?

Mª José es una mujer que lleva más de 20 años cooperando en diferentes proyectos. Su energía y positividad se transmite desde el primer momento en que hablas con ella. Además, te la contagia. Notas desde el primer momento que colaborar y ayudar es su forma de vida.

Cuando conoces de cerca el entorno en el que trabajan, es cuando te das cuenta que sólo ese tipo de personas excepcionales son las que son capaces de vivir allí tantos años.

8. ¿Sentiste miedo en algún momento de la grabación?

Sí, principalmente en el coche. Y luego un día que grabamos una cosa que no le gustó a uno de ellos. Entre la muchedumbre de gente, si hubiera habido problemas, no sé cómo hubiéramos salido de allí.

9. ¿Qué sentiste en tu vuelta a casa?

Muchas ganas de volver por todo lo que dejaba aquí. Siempre me ha pesado mucho la responsabilidad. Tanto familiar como laboral. Y mucho contraste, claro. Pero 9 días son pocos para olvidar las comodidades y la cultura occidental.

10. El proyecto cuenta con la producción de esta casa, bajo la mirada de Olivares, y editado con las manos de Javier Martinez, un genio de la edición, ¿cómo ves en tu cabeza ese montaje? ¿Qué esperas contar al mundo con esta obra?

Espero que se consiga el objetivo. Ese objetivo es visibilizar lo que ocurre en estos países, pero sin caer en el tópico del ser humano blanco y caritativo que va a “salvar” al “pobre”. No quiero eso, sólo quiero que se vea cuál es la realidad de allí y si realmente lo que se ayuda desde aquí sirve para algo y cómo. Y también que no sea un “tostón” de documental.

11. Personalmente, ¿qué ha sido para ti encabezar este proyecto y llevar a Cantero de Letur tan lejos para ayudar a una población tan alejada de Letur?. ¿Qué hay de ti en todo esto?

Pues la verdad es que me costó dar el paso. Por mi deriva profesional, me he ido convirtiendo en una persona a la que le gusta tener todas las situaciones controladas. Y allí te sientes muuuuy pequeño y con nada controlado. Eso, psicológicamente me ha costado.

Finalmente lo di y me alegro muchísimo de haber vivido esta experiencia. Que no me la tengan que contar.

Este proyecto aglutina toda la esencia de lo que es Cantero de Letur. Toda la esencia de lo que es, y para lo que nació este proyecto. En definitiva, estamos aquí para poner a disposición de la sociedad que nos rodea y que lo necesita, un dinero que le llegó a mi padre hace muchos años. Esa sociedad puede ser nuestra Sierra del Segura o los países que lo necesitan. Y para ello utilizamos la herramienta de la actividad agroalimentaria ecológica.

12. ¿Cuál es fin del documental? ¿Hay algo preparado para su estreno?

Como te decía, el fin es visibilizar su realidad. El estreno nos gustaría hacerlo en alguna sala de cine de Madrid e invitar a todas aquellas personas a las que creemos que les va a hacer Ilusión ver este trabajo.

 

Muy pronto! Sigan Atentos!.

Artboard Created with Sketch.
Artboard Created with Sketch.
info@prosonarte.com

© 2020 Prosonarte. Web by Nosotros Estudio

Cerrar
Artboard Created with Sketch.
Artboard Created with Sketch.
1
/
4